El amor en el espectro autista

No pudieron expresar mejor este sentimiento en “Amor en el Espectro”, una serie disponible en la plataforma Netflix, que habla acerca de cómo viven el amor las personas con autismo.

Lo que hace a esta serie tan especial, es la transparencia con la que toca el tema. Es un “reality show” en el que los protagonistas son adultos con autismo reales, los cuales asisten a citas para encontrar el amor, ya sea en una pareja o en amigos. Así es como, con total claridad y desenfado, la serie “Amor en el espectro”, muestra qué es tener autismo y cómo se relacionan las personas que son diagnosticadas con dicha condición. Esta transparencia tan espontánea de los propios personajes, consigue romper los estigmas y prejuicios que pueda tener la audiencia. 

¿Qué quiere visibilizar “Amor en el Espectro”?

La serie nos muestra cómo los personajes tienen interés social e incluso ganas de socializar con otras personas pese a las dificultades que pudieran tener para relacionarse, propias de su condición. 

Son personas con autismo, con capacidades y dificultades propias del autismo, con sus distintas personalidades, virtudes y defectos, que nos dejan un profundo mensaje positivo que, a su vez, nos invita a reflexionar:

  • Son adultos con autismo: muchas veces creemos que el autismo está presente sólo en niños, pero es cierto que se trata de una condición permanente con la que las personas aprenden a convivir a través del tiempo.
  • Refleja los distintos autismos dentro del espectro: aparecen personajes con distintos grados de afectación. 
  • Muestra el interés social de las personas con autismo: muchas ideas clásicas, preestablecidas, suelen indicarnos que las personas con autismo no desean tener amigos. Esta serie consigue desmentir ese mito y muestra a diferentes individuos con autismo, que tienen un gran interés social, pese a sus dificultades para abrirse en sociedad.
  • Nos ayuda a naturalizar la diversidad: el autismo, como cualquier otra alteración en el desarrollo, es parte de la naturaleza humana.

Una de las cosas más importantes que podemos recalcar de esta serie, es que se muestra la experiencia de muchos individuos diagnosticados con autismo, con distintos grados. Esto nos permite hacernos una idea real sobre el espectro autista y la variedad que existe entre estas personas, cosa que es muy difícil descifrar en series o películas que muestran un solo personaje que lo padece. 

Las personas con autismo también se enamoran 

Amor y autismo son dos palabras que erróneamente se piensan como términos muy lejanos. El amor en el autismo existe. Las personas con dicha condición, sienten las mismas emociones que las neurotípicas y tienen las mismas necesidades afectivas. La diferencia solamente se encuentra en la forma que tienen de expresarlo, la que puede ser diferente.  Ellos sienten y se emocionan, igual que el resto de los individuos. Sienten amor, se enamoran y tienen necesidad de relacionarse en pareja. 

El autismo no hace a la falta de deseos amorosos, lo que sí dificulta es el acceso a establecer relaciones amorosas y a tener una pareja, a causa de los impedimentos para relacionarse socialmente.



Es importante normalizar el amor en el autismo y darle importancia. Existen varias entidades en el mundo que se dedican a crear proyectos que ofrezcan oportunidades para establecer relaciones amorosas seguras. Una de estas, es la que mencionamos anteriormente “el amor en el espectro autista”, ofreciendo a sus personajes oportunidades seguras y adaptadas para que puedan conocer personas con el mismo interés.

Mitos a derribar sobre el amor entre personas con autismo 

 

Aunque ya hay mucho conocimiento sobre el tema, todavía existen algunos mitos e ideas que siguen erróneamente en la cabeza de las personas. 

Te contamos 3 mitos sobre el amor y el autismo: 

  • Las personas con autismo no son agradecidas ni necesitan afecto: si bien pueden presentarse algunas limitaciones en el lenguaje o el habla, no significa que no sientan la necesidad de ser queridos y amados. El desafío está en llegar y brindarle mucho más apoyo.
  • Las personas con autismo no pueden tener una relación: si bien no es fácil, pueden desenvolverse en una relación en pareja. Teniendo en cuenta los códigos relacionales diarios, la comunicación y lo que el otro quiere y espera de su pareja, se puede lograr.
  • Las personas con autismo no pueden controlar sus impulsos: es realmente un mito. Son muy capaces de controlarse, pero a veces pueden necesitar ayuda profesional o familiar.

Sigamos derribando mitos sobre el autismo y comprendamos a quienes lo viven, para poder construir una idea real sobre lo que implica vivir con condiciones del espectro autista. 

Compartir en:
ELEGIR MONEDA