R.Ed.Es

UNA NOTICIA DE INTERÉS NACIONAL

La semana pasada se reglamentó en Argentina la Ley de Autismo n°27043, que impulsa a generar políticas públicas que promuevan la investigación y las prestaciones para las personas con Trastornos del Espectro Autista. Esto es una muy buena noticia, ya que las personas diagnosticadas con Trastornos del Espectro Autista podrán recibir más asistencia, de una comunidad mejor formada e informada por la promoción de la investigación.

Sin embargo, esta buena novedad no debe hacernos olvidar que en la actualidad no se ha superado la mirada social que viene arrastrando el concepto de autismo ligado al de discapacidad. Esta mirada construida para comprender la diferencia entre las personas, define los márgenes de lo que es normal o no. Por ese motivo, es frecuente que con la promulgación de leyes o decretos se estigmaticen  a las personas, ya proponen una manera de abordar la otredad a través de un discurso simbólico que se nutre de estereotipos, arquetipos, etc.

Es por eso que me parece fundamental acompañar el discurso de las nuevas legislaciones

 

Con acciones diarias y prácticas que nos permitan trascender los límites de un diagnóstico y subjetivar el sufrimiento de las personas. Necesitamos que los niños crezcan libres de etiquetas y para ello, además de un diagnóstico que de cuenta de alguno de sus padecimientos, tenemos que seguir trabajando para la atención integral de calidad, sin restricciones.

Entonces el gran desafío que se nos presenta es acompañar las nuevas legislaciones pero al mismo tiempo trascender los cuadros descriptos en los diagnósticos a partir de profundizar en todos los determinantes del niño, la familia, y las condiciones de aparición.

Para ver el documento de la Ley n°27043, haz click aquí.

Liliana Kaufmann.

Dra en psicología. Directora de la Fundación Juanita “B” (Por la inclusión de la persona con autismo) y de REDES, área de capacitación  a distancia de Juanita”B”